Tips básicos de alimentación saludable de nutricionistas y chefs.

Más allá de los tratamiento estéticos corporales, nos preocupamos por la salud y bienestar de todos nuestros clientes. Recomendamos seguir una alimentación saludable y adaptar el deporte a nuestra rutina diaria; lo cual no solo nos ayudará a potenciar los resultados de los tratamientos, sino que ayudará a que se prolonguen en el tiempo. 

1. La fórmula ganadora por Rosemary Ferguson - nutricionista y fundadora de The 5-Day Plan.

Una cuarta parte de tu plato debe estar lleno de proteína magra como el pollo o el pavo, el tofu, el salmón o el bacalao. Otro cuarto debe ser carbohidratos complejos (arroz integral, quinoa, trigo sarraceno) y la mitad final debe ser un arcoíris de vegetales.

2. La hidratación es clave

Sí, suena obvio, pero beber suficiente agua durante el día es clave, sobre todo porque tu cuerpo a menudo confunde la sed con el hambre, lo que te lleva a comer cuando ya estás satisfecho. Los expertos en salud dicen que debes consumir al menos seis a ocho vasos de agua cada 24 horas. “Si buscas un brillo natural, agrega unas cucharadas de semillas de chía y tu cítrico favorito a 1,5 litros de agua para crear un elixir embellecedor que limpia la piel”, recomienda la nutricionista Moon Bedeaux.


3. Cuidado con las Apps que seguimos

Si estás siguiendo cuentas y Apps centradas en dieta (o, peor aún, tienes aplicaciones centradas en la restricción calórica severa), deshazte de ellas. En cambio, sigue a personas que te entusiasmen por cocinar comidas saludables. The Minimalist Baker tiene un archivo brillante de recetas gratuitas de alimentos integrales (muchas de las cuales están basadas en plantas), mientras que la dietista registrada Gena Hamshaw comparte recetas veganas increíblemente saludables en su cuenta de Instagram, The Full Helping.

4. Un nuevo método de compra

En su libro de cocina, Where Cooking Begins, Carla Lalli Music recomienda adoptar un enfoque doble para las compras: recomienda ordenar alimentos básicos en el armario cada quince días, luego comprar cada dos días productos locales y frescos. Esto no solo te ayudará a familiarizarte con lo que está de temporada y cuándo, sino que también tiene beneficios nutricionales. Los nutrientes no duran para siempre, incluso en frutas y verduras, por lo que querrás comer las que se hayan cosechado recientemente.

5. Prepara alimentos con anticipación.

Yasmin Khan, nutricionista, comparte su secreto: “dos veces a la semana me gusta asar una gran cantidad de verduras (calabaza, calabacines, cebollas rojas, hinojo, ¡lo que haya alrededor!) y meterlas en la nevera. Luego los agrego a ensaladas, sopas y guisos, o simplemente los como solos con un poco de atún o frijoles para el almuerzo. Otra buena preparación es pelar y cortar zanahorias, pepinos y apio en bastones para que puedas comerlos si tienes hambre. También es muy recomendable tener algo de hummus a la mano para que puedas mojarlos”. De esta forma, prevenimos comer más que un sándwich, galletas o enlatados a la hora del almuerzo por falta de tiempo o pereza. 

6. Compra verduras de temporada

Tantas como puedas. “Trata de tener algunas verduras con cada comida del día”, dice la autora Melissa Hemsley, cuyo libro de cocina más reciente, Eat Green, es una lectura obligatoria para cualquiera que intente comer de manera más saludable y sostenible. Su consejo clave para el invierno: hacer uso del congelador. “Todo el mundo tiene una bolsa de guisantes congelados, pero trata de buscar col rizada congelada, judías verdes y más. Nunca tienes que preocuparte de que se acaben y siempre están a mano”.

 

Artículo original en Vogue U.K. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *